Dr. Alejandro Calvo

El tratamiento de las demencias

2906458_S.jpg

Las demencias degenerativas (como la enfermedad de Alzheimer) son enfermedades progresivas. Inician con síntomas leves, pero en el trascurso de los años se produce una pérdida gradual de las funciones mentales, que hace al paciente cada vez más dependiente de terceras personas. Esto representa una dura carga emocional, física y económica para la familia, por lo que es de capital importancia comenzar este artículo mencionando que orientar a la familia es tan o más importante como tratar al enfermo. Los familiares también sufren con la enfermedad del paciente.

Hasta la actualidad no existe un tratamiento farmacológico que haya demostrado fehacientemente que enlentezca o detenga la progresión de las demencias degenerativas. Por dicho motivo, el manejo se basa en controlar los síntomas que van apareciendo. Así, si el paciente se torna agresivo, existen medicamentos que pueden frenar la agresividad o la hiperactividad desbordada. Si, por el contrario, el paciente se torna depresivo, ensimismado, inactivo, habrá que mejorar su estado emocional con ansiolíticos o antidepresivos. El insomnio y las inversiones del ciclo vigilia – sueño, muy frecuentes en los pacientes con demencia, pueden perturbar la calma nocturna del hogar y es necesario tratarlos. En aquellos pacientes que presentan alucinaciones se podría requerir antipsicóticos. Si el síntoma predominante es la desinhibición, que puede evidenciarse con conductas inapropiadas como hacer comentarios hirientes, exhibir partes del cuerpo, regalar dinero, entre otras, se hace necesario frenar dicha conducta con los medicamentos respectivos.

Las medidas no farmacológicas tienen la misma importancia que las farmacológicas. Mantener una adecuada hidratación y nutrición es fundamental para evitar complicaciones de diferente índole. Un porcentaje de pacientes con demencia rechaza los alimentos. Este hecho realza la necesidad de que la calidad de la dieta sea alta, siendo mucho más importante que la cantidad, con especial importancia del contenido proteico de la misma. Hay que aprovechar aquellos momentos que el paciente acepta los alimentos para darle comida de calidad. La higiene es también un aspecto que considerar. Si bien la mayoría de las personas con demencia no desean asearse, debe insistirse en este aspecto, sobre todo en aquellos que utilizan pañales. Si no se mantiene un buen aseo de la región perineal del paciente puede producirse infección urinaria, en especial en mujeres. Es igualmente importante supervisar al paciente con demencia es estadios iniciales que son capaces de movilizarse y manipular objetos. Si no se le supervisa al paciente, podría ejecutar actos peligrosos para él mismo o para la familia, como dejar abierta la llave del gas, olvidar ollas en el fuego de la cocina, quemarse con líquidos calientes, escaparse de la casa y perderse, ingerir sustancias tóxicas, entre otros.

La paciencia y la constancia son fundamentales para tratar esta enfermedad. Las casas de reposo con especial adiestramiento en el cuidado de personas con demencia puede considerarse cuando hay los medios económicos para hacerlo.

Por el Dr. Alejandro Calvo (derechos reservados)

CITAS

 

Para programar una cita puedes llamar al número telefónico que se muestra abajo.

Si requieres alguna orientación, puedes leer mis artículos en la sección  Artículos de interés  o escribirme a mi correo electrónico  Ir a Contacto  que gustoso te atenderé. 

Mi consultorio queda en:

Av. General Garzón 2229

Jesús María

 Tel:  989 675 766 

También puedes leer mis artículos respecto otros tópicos de demencia y olvidos en los siguientes enlaces:

¿Cómo es la enfermedad de Alzheimer?  Ir 

La demencia frontotemporal  Ir 

Tengo muchos olvidos  Ir 

Y puedes ver mi entrevista (video) acerca de la enfermedad de Alzheimer en el siguiente link:

Enfermedad de Alzheimer  Ir 

¿Cuándo los olvidos son peligrosos?  Ir