Dr. Alejandro Calvo

¿Si tengo temblor entonces tengo Parkinson?

temblor

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurológica poco frecuente que afecta varias esferas del desempeño personal, sobre todo el movimiento y, en casos avanzados, la capacidad mental. Debido a que el temblor es el síntoma más notorio, suele ser un motivo frecuente de consulta neurológica, en parte debido a la preocupación de padecer esta enfermedad. Sin embargo, el temblor no es el síntoma principal y, en muchas ocasiones, puede estar ausente.

El síntoma principal de la enfermedad de Parkinson es la acinesia. La persona se torna lenta, el movimiento de sus extremidades es ralentizado, como en cámara lenta, su rostro se hace inexpresivo (hipomimia) y le resulta dificultoso realizar actividades repetitivas y rápidas como agitar o batir. Si el síntoma progresa, tendrá dificultades para actividades tan básicas como atarse los pasadores, cepillarse los dientes u otros. La mayoría de las veces la acinesia es el síntoma más importante y el que más discapacita a la persona.

La rigidez, es decir, el aumento del tono muscular, es otro síntoma frecuente. Al generar dificultad para el movimiento, tanto de los músculos de las extremidades como del eje axial, la persona tiende a encorvarse hacia adelante, con los brazos en ligera flexión, adoptando la típica postura parkinsoniana, que causa desequilibrio con riesgo de caídas. Los pasos se hacen cortos, con dificultad para girar y con tendencia para caerse hacia adelante.

El temblor, cuando se presenta, es tan solo uno de los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Típicamente es asimétrico, más severo en un lado que en el otro, y suele empeorar cuando la extremidad no está realizando una actividad (temblor de reposo), por ejemplo, al caminar, o al estar sentado con los brazos apoyados en el mueble. Sin embargo, cuando una persona sufre de temblor, lo menos probable es que padezca de enfermedad de Parkinson.

CITAS

 

Para programar una cita puedes llamar al número telefónico que se muestra abajo.

Si requieres alguna orientación, puedes leer mis artículos en la sección  Artículos de interés  o escribirme a mi correo electrónico  Ir a Contacto  que gustoso te atenderé. 

Mi consultorio queda en:

Av. General Garzón 2229

Jesús María

 Tel:  989 675 766 

También puedes leer acerca de otros tópicos de temblor y enfermedad de Parkinson en los siguientes enlaces:

Causas de la enfermedad de Parkinson  Ir 

¿Cuándo se opera el Parkinson?  Ir 

El temblor esencial  Ir 

Y puedes ver mis entrevistas (videos) acerca de temblor y Parkinson en los siguientes links:

Causas del temblor  Ir 

Síntomas de la enfermedad de Parkinson  Ir 

TEMBLOR MANOSSS.jpg

El temblor de la enfermedad de Parkinson típicamente disminuye al mantener la mano en una postura.

La causa más frecuente de temblor es el temblor fisiológico, que se presenta sobre todo en las manos y es exacerbado por los estados emocionales relacionados a la ansiedad. Suele ser simétrico (igual en ambos lados) y desaparece al realizar actividades con las extremidades superiores. El temblor esencial es otra causa frecuente de temblor. Este temblor puede presentarse tanto en las extremidades como en la cabeza y es típico que se intensifique al realizar actividades con las manos (por ejemplo, al intentar llevarse la cuchara a la boca).  Otras causas de temblor, como problemas metabólicos y consumo de ciertos medicamentos, también deben ser considerados en el momento de evaluar a una persona con temblor.

Como usted puede ver, cuando una persona padece de temblor, existen muchas posibles explicaciones para dicho síntoma, siendo la enfermedad de Parkinson una de las menos probables. Si usted padece de temblor y tiene dudas respecto su diagnóstico, debe de ser evaluado por un médico neurólogo a fin de dilucidar el diagnóstico y darle tratamiento. Sepa usted que si el diagnóstico es enfermedad de Parkinson, en la actualidad existe un vasto abanico de posibilidades terapéuticas con las que puede llevar una vida plena con buen control de la enfermedad. La enfermedad de Parkinson ya no es la terrible enfermedad de antaño.

Escrito por el Dr. Alejandro Calvo (derechos reservados)