Dr. Alejandro Calvo

Dr. Manuel Herrera Aramburú
Neurólogo Epileptólogo

Epilepsia: una compleja enfermedad

Electroencefalograma.jpg

CITAS

 

Para programar una cita con el Dr. Manuel Herrera (neurólogo experto en epilepsia) puedes llamar al número telefónico que se muestra abajo.

Conoce al Dr. Manuel Herrera en el siguiente enlace:  Dr. Manuel Herrera 

Si requieres alguna orientación, puedes leer los artículos de la sección  Artículos de interés  o escribir un mensaje en el siguiente enlace  Ir a Contacto  que gustoso te atenderé. 

El consultorio queda en:

Av. General Garzón 2229

Jesús María

 Tel:  989 675 766 

¿Qué es la epilepsia?

La epilepsia es una enfermedad en la que se producen ataques de actividad eléctrica cerebral exagerada. Esto se manifiesta como crisis convulsivas o de otro tipo y estos ataques se repiten cada cierto tiempo a menos que se tomen medidas terapéuticas. Es decir, la epilepsia es una enfermedad cerebral en la que existe una predisposición crónica a presentar crisis epilépticas, generalmente convulsivas.

 

¿Qué son las convulsiones?

La forma de presentación más conocida y frecuente de la epilepsia es la crisis convulsiva, llamada también crisis “tónico – clónico generalizada”. Tiene tres fases:

1. Fase tónica

En la primera fase (tónica), el paciente presenta, de manera súbita, pérdida de la conciencia con rigidez muscular generalizada e intensa, de tal manera que puede generar un grito breve (por la contractura de los músculos respiratorios) al iniciarse la convulsión. Durante los pocos segundos que dura esta fase, la persona puede presentar un color de piel azulado (cianosis), en especial alrededor de los labios, debido a que se interrumpe temporalmente la respiración. Es probable que se muerda la lengua y que se golpee por la caída. Por la intensa rigidez muscular de esta fase, los familiares notan que el paciente está duro y si intentan moverlo tendrán la percepción de que el cuerpo del paciente es como una tabla.

También puedes leer acerca de otros tópicos de epilepsia en los siguientes enlaces:

¿Cuál es el tratamiento de la epilepsia?  Ir 

Epilepsia de ausencias  Ir 

¿La epilepsia se opera?  Ir 

Y puedes ver entrevistas (videos) acerca de epilepsia en los siguientes links:

Epilepsia y EEG  Ir 

Síncope vs epilepsia  Ir 

EPILEPSIA
EPILEPSIA

2. Fase tónica – clónica

La segunda fase de la convulsión, llamada tónico – clónica, se presenta como alternancia de contractura y relajación, de tal manera que se producen movimientos violentos de sacudidas en las extremidades, justamente por la alternancia de estas contracciones musculares. Además, estas sacudidas también afectan a La cabeza. Suele durar 1 minuto.

3. Fase de relajación

En esta fase, llamada de relajación, el paciente deja de moverse y su cuerpo se torna flácido, luego de lo cual se queda dormido. Es en esta fase donde suele perderse el control de los esfínteres y el paciente micciona en su propia ropa. Como el paciente tiene flacidez muscular, si el familiar intenta movilizarlo entonces percibirá que el cuerpo del paciente está blanco, como “gelatina”.

4. Periodo postictal

Luego de la fase de relajación viene un periodo de recuperación gradual de entre 10 a 30 minutos de duración y en el que la persona está somnolienta, confundida, no sabe bien en dónde está, habla mal, no reconoce a los familiares, etcétera. Luego del periodo postictal la persona retorna a la normalidad y no suele recordar nada de la convulsión.

EPILEPSIA

¿Qué debo hacer si convulsiona mi familiar?

Si tenemos un familiar con epilepsia debemos saber qué hacer cuando convulsiona.

Durante la convulsión NO se recomienda introducir ningún objeto en la boca, pues eso puede empeorar la respiración. Además, no impide que se muerda pues la mordedura se da al inicio. Se debe echar al paciente sobre uno de sus lados, con la cabeza inclinada hacia abajo, a fin de que su salivación caiga al suelo y no se aspire. En esa posición, uno debe esperar que la crisis se detenga. NO es necesario abrazar o sujetar fuertemente al paciente para que la convulsión se detenga más rápido pues no marca ninguna diferencia y podría dificultad la respiración. Se aconseja aflojar las corbatas o las correas u otros objetos que puedan impedir el libre movimiento del paciente. Cuando la convulsión haya terminado se recomienda revisar si se produjo algún golpe importante en la cara o en la cabeza, si está sangrando por la boca o si sale sangre por el oído.

Si pasan cinco minutos y el paciente sigue convulsionando (es decir, sigue teniendo sacudidas epilépticas) se debe comenzar a preparar el traslado del paciente hacia una emergencia pues es probable que esté entrando a un estatus convulsivo, lo cual debe ser manejado en un hospital o clínica. De la misma forma, luego de que termine el periodo postictal, el paciente debe retornar a su estado basal, es decir, a como era antes de la convulsión. Si pasan las horas y el paciente no vuelve a la normalidad entonces debe ser llevado a la emergencia. Por el contrario, cuando un paciente que ya tiene diagnóstico de epilepsia convulsiona y retorna a la normalidad no es estrictamente necesario que vaya a la emergencia, a menos que convulsiones más de una vez en un mismo día. Así mismo, si es la primera convulsión en la vida de una persona entonces sí debería ser llevada a emergencia.

¿Qué es el estatus convulsivo?

Si la convulsión no se detiene, es decir, la fase tónica o tónico – clónica persiste por más de cinco minutos, entonces estamos entrando a una condición llamada estatus convulsivo, que puede ser grave y que requiere atención inmediata en una emergencia. Es decir, el estatus convulsivo es una convulsión que no se detiene.

Son varios los motivos por los que se debe llevar al paciente con estatus convulsivo a la emergencia. La constante actividad muscular, propia de la crisis, genera cambios metabólicos en la sangre que pueden llevar a un estado de gravedad. Así mismo, por el mismo motivo, pueden liberarse, a la sangre, enzimas musculares que afectarían la función del riñón. Las descargas eléctricas descontroladas en el cerebro del paciente durante un estatus convulsivo prolongado también afectan al cerebro mismo y, si bien no es frecuente, luego de un estatus convulsivo podría quedar alguna secuela neurológica. Por otro lado, la salivación constante puede ingresar al aparato respiratorio (aspiración) y conllevar a una neumonía.

La causa más frecuente de estatus convulsivo es la suspensión abrupta de los medicamentos anticonvulsivantes. Si, de golpe, se dejan tomar estos medicamentos, ya sea porque se terminaron o simplemente porque se decide no tomarlos, el riesgo de estatus convulsivo es alto. Por eso, cuando a un epiléptico se le cambia su anticonvulsivante, dicho cambio debe ser gradual, con disminución progresiva de su medicación usual, y en ningún caso se suspende de un día para otro. Otras causas de estatus convulsivo son inherentes al tipo de epilepsia, pues existen epilepsias más complejas que por sí mismas llevan un mayor riesgo de esta complicación.

 

¿Qué otros tipos de epilepsia existen?

La crisis epiléptica tónico – clónico generalizada es el tipo de epilepsia más frecuente y conocido. Sin embargo, existen otros tipos de crisis epilépticas que son más raros, pero igualmente importantes. Paso a detallarlos.

 

Epilepsia de Ausencias

Las crisis de ausencia son crisis epilépticas en las que el paciente (generalmente un niño) pierde la conexión con el entorno, pero no pierde el tono muscular y no se cae. Es decir, queda en la misma posición, sin moverse, como mirando el vacío, y habitualmente con los ojos abiertos y, aunque se le llame por su nombre, no interacciona. Luego de pocos segundos (entre 20 a 60 segundos), el niño retorna a su actividad como si no hubiera sucedido nada. A pesar de no haber movimientos convulsivos, es una forma de epilepsia.

La epilepsia con crisis de ausencia suele tener buen pronóstico porque suele controlarse bien con la medicación y porque frecuentemente desaparece al llegar la adolescencia. Hay que considerar que la epilepsia de ausencias puede ir también con crisis tónico – clónico generalizadas. Es decir, en algunos pacientes pueden coexistir ambos tipos de crisis.

 

Epilepsia del Lóbulo Temporal

Como su nombre lo indica, este tipo de epilepsia se produce en el lóbulo temporal del cerebro. Las crisis inician con una sensación “de vacío” u otro tipo de molestia a nivel del abdomen, que se sigue, pocos segundos después, de movimientos automatizados de chupeteo con la boca y manipulación de partes del cuerpo (como si el paciente estuviera chupando algo y como si estuviera tocando diferentes partes de su cuerpo). A simple vista, no parece un ataque epiléptico.

Dentro de este grupo de epilepsia se encuentra la esclerosis mesial temporal, que es un tipo de epilepsia en el que una parte del lóbulo temporal se empequeñece (se atrofia) y se fibrosa. Puede ser difícil de controlar con medicamentos, pero, por fortuna, es uno de los tipos de epilepsia que mejor responde al tratamiento quirúrgico. Ver: Tratamiento quirúrgico de la epilepsia.

 

Epilepsia del Lóbulo Frontal

Las crisis del lóbulo frontal pueden ser difíciles de identificar pues tienen diferentes formas de presentación que se confunden con cuadros psiquiátricos o trastornos del sueño. En general, suelen presentarse en la noche, mientras el paciente duerme, y tienen por características principales el inicio abrupto, con gritos o gesticulaciones e hiperactividad (en ocasiones el paciente se levanta de la cama y sale del dormitorio corriendo), y movimientos de pedaleo. Debido a la gran diversidad de formas de presentación, muchas veces se confunde con otras enfermedades. La clave para identificar a este tipo de crisis es que la forma de presentación es siempre la misma, es decir, es un cuadro estereotipado. Por ejemplo, si se presenta con un cuadro en el que el paciente se levanta abruptamente de su cama y comienza a sobarse las orejas entonces SIEMPRE será esa la forma de presentación en dicha persona.

El diagnóstico de este tipo de epilepsia puede representar un gran reto tanto para el médico como para el paciente y su familia. En ocasiones es necesario recurrir a exámenes complementarios como el electroencefalograma o el video-electroencefalograma, examen en el que se filma al paciente mientras tiene una crisis epiléptica. 

 

Dato adicional: ¿Qué es el Aura?

Algunos pacientes tienen un “aviso” pocos segundos antes de que inicie la convulsión. A este “aviso” se le llama aura. Algunas personas lo percibirán como visión de luces tipo flashes o chispas, mientras que otros podrían percibirlo como la aparición repentina de un olor desagradable (como podrido) y otros escucharán sonidos como motores o agua que cae. Cada persona tiene su propia aura específica, pero cabe resaltar que la mayoría de los pacientes no tiene aura.

El aura puede permitirle al paciente avisar que tendrá la convulsión pues, como se mencionó, precede en algunos segundos a la convulsión.

El tratamiento de la epilepsia con medicamentos lo desarrollo en el siguiente enlace: Manejo de la Epilepsia.